familiares: Madrastra e Hijastro

Diversos Instrumentos
Desde los 7 años viví con mi padre y mi madrastra. Ambos eran estrictos, pero principalmente mi madrastra, que era la que me daba las nalgadas y chinelazos.

Al principio, la recuerdo pegándome nalgadas. Si me portaba mal, me enviaba a pararme afuera de mi dormitorio, mirando a la pared. Cuando ella subía, entrábamos al dormitorio, y si tenía suerte recibía un regaño, si estaba con mala suerte tendría que bajarme los pantalones y el calzoncillo y echarme sobre sus rodillas para ser nalgueado. Ella tenía un extraño pequeño ritual, donde yo tenía que contar las nalgadas, slap “uno”, slap “dos”, etc, etc.

Me dijo un par de veces que me pegaría con la chinela y lo hizo cuando yo tendría nueve años. Llegué tarde de la escuela, había ido a la casa de unos amigos sin decirle, mentí, lo descubrió y así fui introducido a la chinela.

La chinela no era una pieza de calzado blanda, era una Sandalia de Ejercicios, con una gruesa suela de goma. En lugar de ponerme sobre sus rodillas, tenía que doblarme sobre una silla y, desde luego, tenía que contar.

Este fue la primera de muchas azotainas con la chinela que me dieron por mal comportamiento, y que continuaron hasta bien avanzada la adolescencia. Podía recibir hasta doce azotes.

En un par de ocasiones me pegaron con la caña en las manos en la escuela. Llegar a casa con las manos rojas ¡significaba otra azotaina con la chinela!


Enviado por Manuel

2 comentarios:

  1. Yo no tenia madrastra pero mi tia me daba mucho en las pompis llegando a casa, y si estabamos en publico en las piernas pues siempre usaba shorts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola podemos platicar por whatsapp me interesa el tema 52 5560873510

      Eliminar